Hermandad del Santísimo Cristo de la Misericordia

Erección canónica
18 de diciembre de 1943

Sede canónica
Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Calle

Sede social
Mayor Antigua, 52, bajo, 34005, Palencia
hermanomayor@misericordiapalencia.es

Hermano/a Mayor
D. Carlos Martín Antolín

457 hermanos y hermanas

Hábito
Túnica roja y capillo rojo, en recuerdo de la sangre del Redentor. Cíngulo blanco, en señal de penitencia. Capa blanca, como símbolo de la Gracia y Luz Divina, con el escudo de la Cruz de la Hermandad en rojo y blanco, sobre el pectoral izquierdo.

HISTORIA

Según consta en los archivos de la HERMANDAD DEL SANTÍSIMO CRISTO DE LA MISERICORDIA, corría el año 1942 cuando el entonces Presidente de la Juventud Católica de la Parroquia de Nuestra Señora de la Calle y Cofrade del Santo Sepulcro, Don José María Fernández Conceiro, propuso, y así se le aceptó, que en la procesión del Santo Entierro del Viernes Santo, saliera la imagen del Cristo de la Misericordia (que concitaba una devoción inmemorial), dado que en dicha procesión no figuraba ninguna imagen de Cristo crucificado. De esta manera, y sobre unas andas cedidas por la Cofradía de la Santa Vera Cruz, recorrió esta imagen por primera vez las calles palentinas. Este hecho tan simple motivó el que un grupo de creyentes se plantearan la conveniencia de constituir una Cofradía Penitencial bajo la advocación de este Cristo. Así se hace, y en 1943 comienza los primeros preparativos legales. Se constituye así una Junta Promotora, bajo la presidencia del Sr. Fernández Conceiro, que inicia su andadura con la colaboración directa y eficaz de los integrantes de las Hermandades Civiles de Caballeros Mutilados, Excombatientes y Excautivos (en clara coincidencia con la proximidad de la Guerra Civil). Con enorme entusiasmo, que en muchos casos suplió la falta de medios, lo que había sido una ilusión comenzó a transformarse en realidad. Los Estatutos fueron aprobados el 25 de Marzo de 1943, y presentados al Obispo de la Diócesis, D. Francisco Javier Lauzurica y Torralba, quien dio su aprobación el 18 de Diciembre de ese mismo año. Es en la Semana Santa de 1944 cuando se estrenan unas andas propias para el traslado procesional de la imagen. La Cofradía de Jesús Nazareno organizaba el Vía Crucis del Miércoles Santo. En 1945 invitó a participar en dicho acto a la Hermandad. Al desaparecer la Procesión del Perdón en 1947, los cofrades de Jesús Nazareno ceden a la Hermandad su organización, habiendo sido su acto penitencial principal hasta la aprobación de la procesión del Indulto en 2011. En 1946 se cede por parte de la Parroquia de Nuestra Señora de la Calle la segunda capilla del lado del Evangelio, hasta entonces dedicada al Tránsito de San José, para instalar allí la imagen del Cristo, lugar donde hoy sigue recibiendo culto. Ese mismo año se organizó por primera vez la “Procesión del Perdón”, con visitas al Hospital y la Prisión Provinciales. Fue éste el motivo de que la Hermandad tomara la iniciativa de dirigirse al Excmo. Sr. Ministro de Justicia solicitando se le concediera el “Derecho de Gracia” para poder liberar a un preso en cada Semana Santa. Dicha petición fue desestimada. Este nuevo desfile se vio suspendido en los dos años siguiente, celebrándose de nuevo en 1949, en el que se consiguió la liberación de dos reclusas. A partir de 1950 ya no se volvió a organizar la Procesión del Perdón ni a excarcelar a ningún recluso. En 1962, siendo Presidente Don Herminio Santos Tamariz, se planteó la necesidad de afrontar la construcción de una carroza, y el 20 de febrero de 1963 era aprobado el proyecto que, previo encargo, había presentado el orfebre burgalés Maese Calvo, comenzando así un auténtico rosario de actividades de muy diversa índole, encaminadas a recaudar fondos para hacer frente al gasto que supuso, pues el presupuesto resultó bastante elevado dado que el proyecto suponía una trabajo en plata repujada. La obra se hizo en tres fases, estrenándose en 1964 la primera de ellas, en 1965 la segunda, y en 1966 la tercera y última, dando por concluido el trabajo. Para su Via Crucis penitencial en la calle, la Hermandad estrenó en 1999 las catorce estaciones del calvario talladas en madera sobre la cruz emblema de la cofradía que realizó el artista palentino Luis Fernando Martínez.